Espacio Personal

Autor: Ana Cristina Gutiérrez Velázquez

Esta es la imagen seleccionada del autor Gianlorenzo Bernini.

 

En cuanto al objeto seleccionado, he escogido la mesa de mi salón.

Para el paisaje he decidido usar esta imagen ya que es una de mis fotografías favoritas hechas por mí.

 

Mi reflexión ante este ejercicio ha sido bastante buena, ya que desde hace relativamente poco tiempo, he vuelto a retomar el dibujo a papel y ver como poco a poco va pareciéndose más a la realidad conforme voy practicando es muy gratificante. También he de admitir la importancia de bocetar antes de comenzar el dibujo propiamente dicho.

 

 

El Papel

Siempre que recuerdo mi infancia me veo con un papel y ceras de colores en las manos, este es uno de los usos típicos del mismo, dibujar, colorear, crear en definitiva. Pero si miramos el papel desde otra perspectiva, tiene muchísimos más usos de los que se le otorga a priori y es de lo que vengo a contarles a continuación.

 

Todo el mundo piensa en la escritura o el dibujo principalmente cuando se habla del papel, tomar apuntes en clase o resolver un problema de matemáticas, por ejemplo. Podríamos decir fácilmente que todo gira en torno a la comunicación y la enseñanza o aprendizaje, ya que bien sea mediante libros, cartas o folletos, el principal propósito es comunicar.

 

Habitualmente encontramos el papel con una inmensa variedad de formas y opciones, encuadernados, hojas sueltas, de más o menos gramaje, fabricado con diferentes materiales, ecológicos y cuidadosos con el medioambiente y un largo etc.

 

Si hablamos de historia, en cuanto al papel se refiere, tenemos que retroceder al año 105 a. C. e irnos hasta China, donde Ts’ai Lun, un dignatario de la corte imperial china, empezó a producir hojas de papel utilizando retazos de tela, cortezas de árbol y redes de pesca. Avanzando un poco más en el tiempo descubrimos que en el mundo árabe, no fue hasta el año 751 d. C. cuando hallaron los misterios de la fabricación del papel, tras capturar, el gobernador general del califato de Bagdad, a dos papeleros chinos, y con su ayuda, emprendieron la elaboración del papel, hecha a base de cáñamo y lino. Pero no fue hasta la invención de la prensa de imprenta moderna con tipos móviles, de la mano de Johannes Gutenberg, que se generó el gran avance en la historia de este elemento. A raíz de la Revolución industrial nace el papel hecho a base de celulosa de madera y agua que todos conocemos hoy en día.

                       

En cuanto a cultura y funcionalidades que se le ha otorgado al papel, hay una variedad inmensa, de las cuales, os hablaré de mis favoritas. Todos sabemos que el papel no solo sirve para escribir o dibujar, tiene muchísimas más utilidades aparte de estas. Si nos transportamos al mundo del arte, más que dibujar o ilustrar, podemos también componer una obra musical como la Quinta Sinfonía de Beethoven, crear una estructura con papel enrollado capaz de sostener a una persona sentada, como el típico ejercicio que se realiza durante la secundaria en Ciencias o insólitas esculturas como son las de Jeff Nishinaka o Daniele Papuli.

                       

Mirándolo a través de las diferentes culturas, hallamos una extensa variedad de usos, pero entre ellas, voy a destacar aquellas que a mí, desde hace muchísimo, captaron mi atención, como lo son los farolillos chinos, en su origen tenían una función militar, alertando posibles casos de acercamiento enemigo, pero actualmente, separadamente de que ya se utilice en casi todo el mundo para diferentes festividades, se siguen usando en su país de origen de forma tradicional en el Festival de Otoño o en el de Primavera. Por otro lado tenemos los origamis, originalmente eran utilizados por los monjes budistas para decorar ceremonias religiosas, siendo actualmente reconocidos en todo el mundo como un gran método anti estrés.

                       

BIBLIOGRAFÍA